El año 1816, hace sólo 200 años, el barón Karl von Drais (Baden, Alemania) inventó el velocípedo dirigible que fue el precursor de la actual bicicleta. En muchos países se convirtió en el principal medio de transporte e incluso ahora lo sigue siendo en Asia.

En la actualidad, la bicicleta ha conseguido aunar muchos valores que van más allá del medio de transporte en sí. Esta es la gran fuerza del ciclismo, que es mucho más que la bicicleta, aún siendo el eje central.

Muchos ciclistas profesionales saben que el ganador no es el que lleva la mejor bicicleta sino que tiene que cumplir muchos otros requisitos como la forma física, fortaleza psicológica, apoyo del equipo, liderazgo, asunción del riesgo…

El ciclismo ahora mismo se asocia a valores como el esfuerzo, la constancia, la salud, el medio-ambiente e incluso la libertad. El aire fresco en tu cara, pedalear sin las manos en el volante, incluso la leve lluvia y sin quemar combustible…

De esta manera, ser ciclista hoy en día es casi un privilegio. Eres un privilegiado cuando puedes rutear un miércoles a las nueve de la mañana en lugar de ir a trabajar o, incluso, te puedes desplazar hasta el trabajo en lugar de coger el metro.

En PROOU estos valores son lo que nos atrae más del ciclismo…